Análisis de las entrevistas

2.2 Análisis de los puntos del cuestionario de la entrevista

2.2.6 Género y Trabajo

¿Considera que por el hecho de ser mujer existen tanto factores favorables como limitaciones para su desarrollo profesional en el sector de las TIC? Si es así, ¿cuáles?
¿Estaba usted atraída al sector TIC desde más joven (por ejemplo: durante los años de instituto)?
¿Le gusta el sector TIC? ¿Por qué si o por qué no?
¿Cree que existen prejuicios en el sector asociados al aspecto de género? Si es así, ¿cuáles? ¿Considera que hay discriminación laboral?
¿Se ve usted distinta a los hombres en cuanto a facilidades para trabajar? Si es así, ¿en qué sentidos?
Dentro de su compañía, ¿considera que hay divisiones de tareas por género?
¿Considera que los estereotipos de género que existen en algunos hogares se reproducen en el ámbito laboral?

Este bloque final de preguntas apuntó a obtener una idea sobre las relaciones de género específicas que afectaban las situaciones laborales en el sector de las TIC y las opiniones particulares de las entrevistadas sobre los temas planteados.

En cuanto a la primera pregunta, hay una división 50/50 entre las que creen que no hay factores favorables ni limitaciones específicas por ser mujer en el sector de las TIC y las que así lo creen. Por otra parte, entre las primeras, se precisó en varios casos que las ventajas o las limitaciones dependen de rasgos de la personalidad, y no de ser hombre o mujer. Solamente en dos casos el tema de la reconciliación de la vida laboral y la familiar apareció entre las respuestas. Entre las que consideran que no hay limitaciones, se destacaron algunos factores favorables, como por ejemplo la capacidad de escuchar, la empatía, la capacidad de hacer múltiple tareas simultáneamente y de establecer redes y el ser más organizadas y eficientes.

“Los factores favorables desde el punto de vista del género se apoyan en el hecho de que las mujeres pueden colaborar con una visión muy práctica a dotar a las herramientas con aplicaciones reales atractivas al mercado. Una gran oportunidad de crecimiento económico y de cambio social vendrá propiciado por la influencia de la tecnología en las tareas de cuidado y en las nuevas formas de trabajo. El manejo, dominio del tiempo, y organización de la carrera profesional dota de una gran movilidad a hombres y mujeres y cambia por completo el panorama laboral.

Las limitaciones desde el punto de vista de la profesión están relacionadas directamente con el menor porcentaje de mujeres en profesiones técnicas y la alta concentración de aplicativos tecnológicos diseñados para entornos y consumidores masculinos.” (44 años, Directora)

Con respecto a la segunda pregunta, solamente tres de las entrevistadas contestaron que estuvieron atraídas a las tecnologías en su juventud. Pero al contestar a la tercera pregunta (atracción al sector de las TIC), todas las entrevistadas contestaron unánimemente que sí y señalaron, en general, que su característica dinámica y el aspecto del aprendizaje continuo es lo que encuentran más atractivo.

“La verdad es que no. El mundo de la tecnología nunca me ha atraído. Es cierto que es un sector muy “masculino” y que en muchas ocasiones está alejado de los “problemas mundanos”, pero con carácter general es un sector muy dinámico y que se mueve a una gran velocidad lo que supone un reto diario y una necesidad de renovación permanente.” (36 años, Project Manager)

Las dos preguntas siguientes fueron relacionadas directamente con los prejuicios en el trabajo y la manera cómo se sentían las mujeres entrevistadas en su posición laboral con respecto a los hombres. Con respecto a la existencia de prejuicios, discriminación y desventajas, la muestra también estuvo partida por la mitad. Aquellas que contestaron que no existían ninguno de estos fenómenos en el sector de las TIC no entraron en mucho detalle en sus respuestas, coincidiendo sobre todo con sus anteriores respuestas sobre obstáculos (que no había ninguno). Las mujeres que contestaron que sí, respondieron que eso era cierto de manera general y no un problema del sector de las TIC en particular. Sin embargo, el hecho de que sea un sector predominantemente masculino en sus niveles más altos fue mencionado en algunos casos (por ejemplo el sentimiento en reuniones y otros acontecimientos sociales relacionados con el sector de las TIC). En algunos casos también se precisó que los prejuicios también provienen de parte de las mujeres.

“Si. Sírvase de ejemplo la Gala de la Diada de Telecomunicaciones con la asistencia de 3,5% de ingenieros mujeres. Además pienso que cuando eres mujer, con un perfil físico más o menos interesante y te asignan un cargo directivo, o de alta relevancia dentro de la empresa, en la mayoría de los casos hombres y mujeres ponen en tela de juicio tu valía. Lo malo es que este machismo no viene impuesto solo por hombres, sino por mujeres también.” (42 años, Ingeniera Técnica)

Por otra parte, la pregunta sobre si las entrevistadas se veían a si mismas como diferentes a los hombres, en el sentido laboral, tuvo un resultado asombro. En el caso de las mujeres que contestaron que no creían que existiese ninguna forma de discriminación, desventaja o prejuicio, la mayoría también respondió que no se veía de forma diferente a los hombres, y en el caso de las que contestaron que sí, la diferencia radicaba en que las mujeres tienen más ventajas sobre los hombres (mejor organizadas, multi-tarea, etc.). En el caso de las mujeres que sienten que existen prejuicios, desventajas y discriminación, una mayoría aplastante no se consideró diferente a los hombres en los aspectos laborales. Sin embargo, algunas sí mencionaron que obtenían menores sueldos y menos oportunidades de progreso en el trabajo, pero se veían a si misma mayormente como iguales.

“Si. Yo creo que nuestras capacidades de comunicación y trato con las personas son mucho mejores lo cual influye a la hora de gestionar personas y trabajar en grupo.” (33 años, Ingeniera en I&D).

Finalmente, las dos últimas preguntas trataron el tema la división del trabajo con respecto a los roles de género en el lugar de trabajo de las entrevistadas y la transferencia de estereotipos desde el hogar al mercado de trabajo. En este caso también hubo una división 50/50 entre las que contestaron que en sus compañías las tareas estaban divididas por género y las que no. Sin embargo, una mayoría aplastante (el 75%) cree que los estereotipos se transfieren del hogar al lugar de trabajo.

“[Las diferencias por género] están desapareciendo. Lo sé tanto por nosotros como por algunas empresas que conozco del sector. Las tareas relacionadas con sistemas, redes de comunicación, configuración de equipos, todo eso han estado asociadas a la parte masculina. La parte de programación es un poco mixta. Ahora mismo, el número de mujeres es igual al de hombres. No creo que haya tareas diferentes por género, y es más, en muy poco tiempo van a haber más mujeres especialistas en redes que hombres… ¡lo dicen las estadísticas de la universidad!” (41 años, Socia-directora).

“Sí, ¿como podría ser de otra forma? Si a mi hijo lo educo de forma “machista”, sin enseñarle lo que es el respeto, la equidad, la igualdad, sin ciertos valores claves ¿Cómo vamos a pretender que el día de mañana él se convierta en un compañero de trabajo o en un jefe justo?” (34 años, Diseñadora Web).